Descubre interesantes detalles sobre los pueblos indígenas en Burundi, quienes forman parte de la población de este estado soberano que se encuentra en la región de los grandes lagos de África Oriental y donde no se cuenta con salida al mar; no te lo pierdas.

Pueblos indígenas en Burundi

Los pueblos indígenas en Burundi son identificados como batwa; donde la terminación twa es utilizada  para describir grupos  minoritarios, marginados históricamente dentro del ámbito social y político; tanto en esta nación como en la República Democrática del Congo, Uganda y Ruanda.

No obstante, en Burundi los Twa representan uno de los tres componentes importantes de su población al lado de los Hutu y los Tutsi.

Se trata de un amplio grupo poblacional que ha sido difícil establecer con precisión, tanto es así que los últimos datos que se conocen fueron recabados en el censo del año 2008 a cargo de la ONG Uniprova, momento en que se estimó que contaban con aproximadamente 78,071 individuos.

En este caso los batwa o pueblos indígenas en Burundi representan el 1% de esta nación, mientras que el resto de sus habitantes son parte de los tutsi y los hutu.

Es importante señalar que la vida de este grupo minoritario no es fácil, ya que Burundi es una de las cinco naciones más pobres del mundo y por lo menos el 65% de sus habitantes viven en condiciones precarias, con difícil acceso a la alimentación, escasez de agua y por ende un deficiente estado de saneamiento.

Todo esto lleva a que más de la mitad de los niños muestren un retraso en su crecimiento.

En pocas palabras, el pueblo de Burundi está sufriendo una grave crisis humanitaria que les lleva a enfrentar serios desafíos a fin de lograr subsistir, en especial frenar su acelerado crecimiento económico y buscar alternativas para fortalecer su economía rural.

Especialmente cuando los Batwa son el sector más vulnerable de su sociedad y pasan casi desapercibidos dentro de las políticas públicas, en virtud de que en su mayoría no cuentan con documentos de identidad nacional.

Si bien se comunican en kirundi como su idioma oficial, solo se les diferencia de otros grupos étnicos por su acento al hablar.

Básicamente, no figuran con ciudadanos burundianos a pesar de haberse implementado políticas internacionales para su inclusión como la apoyada por la embajada de los Estados Unidos en 2018.

En esta ocasión se comenzó una distribución de tarjetas de identidad dentro de la provincia de Kayanza, pero el proyecto fue prohibido por el gobernador de esta localidad.

Los Batwa a través de los años han luchado para lograr su inclusión en los procesos políticos de Burundi, sin haberlo logrado hasta el momento.

Otra de las graves situaciones que enfrentan es la relativa al derecho a la tierra. En Burundi existe sobrepoblación y una grave desigual distribución de sus tierras, que en la antigüedad eran de los Batwa y ahora han sido utilizadas como parques nacionales y reservas forestales.

Los miembros de los pueblos indígenas en Burundi han subsistido mediante la caza y el apoyo de su propios integrantes durante años, pero hoy en día exigen tierras donde poder cultivar y criar dignamente a sus familias.

Según el censo del 2008, el 14,7 de los Batwa no contaban con tierras y en el año 2017 se creó una nueva regulación mediante la cual se le prohíbe el acceso a la arcilla de las minas y canteras; material indispensable para ellos, con el cual crean sus cerámicas artesanales.

Finalizamos este breve recorrido por el pueblo indígena Burundi señalando que el país solo cuenta con 27.830 km², carece de litoral marino y es la segunda nación más poblada de África, donde se vive en pobreza extrema y esto afecta en mayor porcentaje a los Batwa.